INSTITUTO DE MEDICINA EXPERIMENTAL

INSTITUTO DE MEDICINA EXPERIMENTAL


Científicos del IMEX – CONICET – ANM, liderados por el Dr. Jeremías Gallettti, Inv. Adjunto Clinico CONICET, descubren el vínculo que existe entre un ojo y otro. Dicho hallazgo fue publicado en Mucosal Immunology: https://www.nature.com/articles/s41385-018-0040-5 y elegido por el Editor’s Choice de Science Magazine: http://science.sciencemag.org/content/360/6396/twil

De izq. a der.: Dra. Analía Trevani (Inv. Independiente CONICET), Dra. Mirta Giordano (Inv. Principal CONICET), Dra. Florencia Sabbione (Becaria Postdoctoral CONICET), Lic. Irene Keitelman (Becaria Doctoral CONICET), Maiumi Schiromizu (Becaria Doctoral ANCyPT), Mauricio Guzmán (Becario Doctoral CONICET), Dr. Jeremías Galletti (Inv. Adjunto Clínico CONICET) y Lic. Maximiliano Miglio (Concurrente).

Si bien los dos ojos de los humanos y de otros mamíferos son órganos independientes entre sí, hay evidencia de que en algunos aspectos están relacionados y responden como una unidad. Recientemente, un grupo de científicos del IMEX– CONICET – ANM liderado por el Dr. Jeremías Galletti descubrió que este vínculo entre un ojo y otro se aplica también a la superficie ocular, la parte anterior y más expuesta de los ojos. La superficie ocular abarca a la córnea, la porción central y transparente que actúa como una lente concentrando los rayos de luz sobre la retina, y también incluye a la conjuntiva, la superficie mucosa que envuelve a la córnea y la protege al mismo tiempo. Sorprendentemente, los investigadores del IMEX encontraron que cualquier lesión en la parte anterior de un ojo, ya sea química como pasa cuando una persona sufre una quemadura con cal, o quirúrgica como ocurre en la gran mayoría de las cirugías oculares, tiene una consecuencia en el ojo opuesto por más que éste no sea alcanzado directamente por la lesión. Esto sucede porque en el ojo afectado se lesionan fibras nerviosas sensitivas que tienen receptores moleculares especializados, conocidos por su sigla TRPV1. Al activarse estos receptores TRPV1 de la superficie ocular, llega una señal al sistema nervioso central a través de los nervios sensitivos. El paso siguiente de integración del mensaje no se conoce todavía, pero sí su consecuencia final: salen señales por los mismos nervios hacia ambos ojos, y el resultado es que se libera una molécula que actúa como señal de alarma en la superficie ocular: la sustancia P. Es así como se desencadena una respuesta inflamatoria en el ojo lesionado y también en el ojo opuesto. Estos hallazgos explican por qué después de una cirugía en un ojo aparecen síntomas irritativos o puede empeorar una enfermedad de la superficie ocular del ojo opuesto no operado. También indican que hay que prestar mucha atención al ojo opuesto en el caso de una lesión ocular importante, y por sobre todo, el trabajo de estos científicos identifica blancos moleculares que podrían servir como nuevas estrategias terapéuticas a futuro.


HISTORIA

El Instituto de Medicina Experimental fue creado mediante un convenio firmado entre la Academia Nacional de Medicina y el CONICET en el año 2010 como resultado del deseo de ambas Instituciones de profundizar las acciones de complementación recíproca para la promoción y ejecución de tareas de investigación científica y tecnológica, la transferencia de los resultados al medio socio-productivo y la formación de recursos humanos que contribuyan a favorecer el desarrollo del conocimiento.


MISIÓN

Nuestro objetivo general es promover el avance del conocimiento científico para mejorar la salud humana. Para cumplir esta misión, el instituto realiza tareas de investigación, docencia, desarrollo e innovación en el área de la biomedicina con particular interés en los campos de la hematología, inmunología, genética, oncología y virología en todas sus acepciones.

Entre los principales objetivos particulares se encuentran:

  • Impulsar la investigación científica tanto básica, enfocada en la biología celular y molecular, como aplicada al mejoramiento de procedimientos diagnósticos y terapéuticos, en las principales áreas de la inmunología, genética, oncohematología, hemostasia y trombosis, así como también en las áreas de las enfermedades infecciosas, virología y oncología experimental.
  • Fomentar la formación de recursos humanos en investigación científica.
  • Estimular la formación de postgrado realizando cursos relacionados con las temáticas de investigación del Instituto, dirigidos a profesionales de la biomedicina.
  • Desarrollar nuevas aplicaciones tecnológicas y prestar servicios a terceros.

AUTORIDADES

Directora: Dra. Mirta Schattner. Investigadora Superior-CONICET
Vicedirectora: Dra. Analía Trevani. Investigadora Independiente-CONICET
Consejo Directivo:
Presidido por la Dra. Mirta Schattner.
Miembros en representación del IMEX:
Dra. Mirta Giordano. Investigadora Principal-CONICET
Dra. Analía Trevani. Investigadora Independiente-CONICET
Dr. Roberto Pozner. Investigador Adjunto-CONICET
Vet. Héctor Costa. Profesional principal CPA – CONICET
Lic. Ariel Strazza – ANCyPT
Dra. Irma Slavutsky (suplente). Investigadora Principal-CONICET
Miembros en representación de la Academia Nacional de Medicina:
Acad. María Marta de Elizalde de Bracco. Investigadora Superior-CONICET.
Acad. Eduardo Charreau. Investigador Superior-CONICET. Académico.
Acad. Juan Antonio Mazzei.
Acad. Alejandro De Nicola. Investigador Superior-CONICET, Académico.


RECURSOS HUMANOS

Secretaría de Dirección:
Lic. Andrea Kuprichuk
Lic. María Andrea Previgliano
Responsable de Mantenimiento: Pedro A.Fernández
Becarios: 32 (CONICET), 6 (ANPCyT), 3 (otros)
Investigadores: 49
Personal de CPA CONICET: 11
Estudiantes de Maestría: 2