27/08/19

Contaminación por el virus VIH en pacientes con hemofilia entre los años 1981 y 1984

“Dr. Gastón R. Picchio
Biólogo
New Jersey –USA-
agosto 2019”

Informado de la nueva instancia del juicio por la contaminación de pacientes hemofílicos por virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y virus de la hepatitis (VHC), deseo resumir mis actividades y resultados obtenidos durante el período en que ocupé el cargo de becario (1985-1989), en el Servicio de Virología del Instituto de Investigaciones Hematológicas “Mariano R. Castex” (IIHEMA) de la Academia Nacional de Medicina.

En particular, el presente resume el desarrollo y evolución de la serología para VIH en el Servicio de Virología del IIHEMA entre los años 1985 y 1986. El Servicio de Virología fue pionero en el estudio epidemiológico del VIH en la Argentina en diferentes poblaciones de riesgo como pacientes hemofílicos, hombres que tienen sexo con hombres y usuarios de drogas endovenosas, así como también, en dadores de sangre.

Quien suscribe, Gastón R. Picchio, de profesión Biólogo, especializado en Virología Clínica Humana desde 1985 a la actualidad, ingresó al Servicio de Virología como becario “ad honorem” en junio de 1985, bajo la dirección del Dr. Guillermo Muchinik. El Dr. Muchinik había regresado al país en 1983 y se había incorporado al IIHEMA con el objetivo de crear el Servicio de Virología para brindar diagnóstico virológico a sus pacientes y trabajar en retrovirus humanos, como el VIH, que habían sido recientemente descubiertos.

Hacia principios del año 1985, la asociación entre infección por VIH (en ese entonces llamado LAV/HTLV III) y síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) ya estaba establecida. Sin embargo, aún no existían en el país métodos de diagnóstico comerciales (tales como ELISA, Inmunofluorescencia Indirecta (IFI) o Western Blot (WB) para determinar la infección en pacientes de riesgo y a gran escala). De hecho, los primeros resultados de serología positiva por VIH fueron realizados en el exterior por el Dr. G. Hunsmann del Laboratorio de Virología e Inmunología del Centro de Primates de Goettingem, Alemania, en base a un número limitado de muestras enviadas por el Dr. Muchinik. En resumen, hacia principios de 1985, no existía capacidad de realizar diagnósticos confiables de VIH en Argentina.

La posibilidad de comenzar a diagnosticar la infección por VIH en forma rutinaria y a mayor escala, surgió en la segunda mitad de 1985 cuando los primeros ELISAs comerciales de empresas como Abbott, Organon Teknika y Electro Nucleonics, comenzaron a llegar al país. Sin embargo, estos ELISAs de primera generación, estaban caracterizados por una alta frecuencia de resultados falso-positivos, es decir, indicaban infección cuando no la había. Esto representaba un problema serio debido a lo que implicaba ser VIH positivo en tiempos cuando la terapia antiretroviral altamente efectiva aún no existía.

En agosto/septiembre de 1985 visitó el país el Dr. Jean Claude Chermann, del Instituto Pasteur de Paris, uno de los descubridores del VIH en Francia junto al Dr. Montagnier quien fue galardonado con el Premio Nobel de Medicina, en el 2008. El Dr. Chermann trajo consigo, y en carácter de colaboración, el virus VIH (en ese entonces conocido como LAV). También trajo células CEM que permitían propagar el virus en el laboratorio. Con el uso de estos materiales biológicos, quien suscribe y bajo la supervisión del Dr. Muchinik, desarrolló un método diagnóstico confirmatorio (IFI) para VIH. Los primeros resultados obtenidos con esta metodología fueron presentados en forma de “carta de editor” en la Revista Medicina, en 1986 y en el Congreso de la Sociedad Argentina de Investigación Clínica, hacia finales de 1986. La disponibilidad de IFI en Argentina, desarrollada por primera vez en el IIHEMA, permitió comenzar a realizar estudios epidemiológicos de mayor envergadura e importantemente, obtener resultados diagnósticos más confiables que los que se podían obtener con los ELISAs de primera generación disponibles hacia mediados de 1985. Los métodos diagnósticos disponibles en 1985 sólo detectaban la presencia de anticuerpos contra el virus en suero o plasma. No estaban diseñados para detectar el virus en sí mismo en otros materiales como hemoderivados. No fue hasta principio de los años 90, cuando se popularizó el método de reacción en cadena de la polimerasa (PCR), que fue posible comenzar a detectar el virus en forma directa en diferentes materiales biológicos.

La aparición del VIH en el hemisferio norte tomó por sorpresa al mundo científico y médico y lo mismo ocurrió en la República Argentina. Es con convicción que puedo decir que las actividades llevadas a cabo en el Servicio de Virología del IIHEMA, bajo el liderazgo del Dr. Muchinik y el Director del IIHEMA, Dr. Miguel de Tezanos Pinto, permitieron acelerar la disponibilidad de métodos diagnósticos confiables para VIH en la Argentina. Sin esta iniciativa y visión innovadora, la disponibilidad de métodos diagnósticos confiables para VIH y subsiguientes estudios epidemiológicos en Argentina, no hubiese sido posible.

BECAS

Convocatoria 2020: Investigación en Ciencias Biomédicas

La Academia Nacional de Medicina y la Fundación Allende llaman a concurso para otorgar el XIII SUBSIDIO PARA INVESTIGACIÓN BIOMÉDICA.

CONCURSOS

Sigue abierta la inscripción del Concurso para los Premios Academia Nacional de Medicina 2021, con fecha de cierre 31 de marzo de 2022.

Postergación de cierre del concurso de los premios 2020 de la Academia Nacional de Medicina y modificación en la presentación de los trabajos